Una breve historia acerca de cómo aprendí a maquillaje y me enamoré de este maravilloso mundo.

Si eres fiel seguidora de este espacio rosado, debes saber que tengo una relación intensa con el maquillaje. Pero a ver, ¿qué mujer no ama este mundo? Por más que hayan algunas que digan: “no me maquillo tanto, solo uso unos cuantos productos”, etc. La verdad es una: después de los zapatos, otro de los vicios femeninos es el maquillaje.

Como muchas saben, mi encuentro con este mundo fue necesario ya que a los 13 años, cuando me detectaron vitiligo, tuve que aprender a disimularlo. Y hoy, muchos años después, puedo decir que ya voy en buen camino.

Poco a poco me siento un poco más “experta” y hasta puedo dar algunos consejos. Cosa que hasta ahora hago tímidamente pues no me considero una profesional en el tema y siempre recuerdo a mis queridas lectoras que para ciertos puntos es mucho mejor consultar a un especialista. Y yo siempre te he recomendado a las mejores, conócelas aquí.

Entonces, ¿cómo es que aprendí a maquillarme? Con mucha práctica y curisodidad. Aprendí a perderle miedo a hacerme un delineado cat eye, jugar con el contouring e incluso aventurarme en técnicas más avanzadas como el clown concealing, que probé en mi último video en donde te muestro una de  mis rutinas de maquillaje. Si aún no lo ves, no te preocupes, lo encuentras líneas abajo.

Aquí te dejo otros de los trucos que me ayudaron a aprender a maquillarme. Aunque a decir verdad, más que trucos, son pasos. Así que tómalo así: pasos para aprender a maquillarte.

  • Pierde el miedo. Si te equivocas, lo intentas de nuevo. Ten a la mano tus toallas des-maquillantes favoritas y listo. Si alguien te hace un comentario acerca de tu maquillaje o te indica que se te paso la mano con una u otra cosa, no te intimides, agradece y responde con un sencillo: “pucha sí, es que estoy aprendiendo, gracias por avisarme, lo corrijo ahorita”.
  • Mira tutoriales de YouTube y/o activa las notificaciones de las páginas en Facebook donde muestren maquillaje paso a paso. Yo siempre tomo nota de muchos de ellos.
  • Si tienes la oportunidad de que un makeup artist profesional te maquillaje, mira fijamente todo lo que hacen. Para eso asegúrate de que te maquillen frente a un espejo y si no lo hacen, agarra la cámara de tu celular y si es posible graba. Y pregúntales todo lo que puedas. Que no te de vergüenza y si ves que la persona se incomoda, explícale que lo haces porque quieres aprender a maquillarte tú también.
  • Inscríbete en clases de auto-maquillaje. Hay muchas opciones en el mercado, de hecho varias de mis amigas maquilladoras organizan las suyas. Y yo te las recomiendo a todas. La elección depende de ti.
  • ¡Practica! Y es que como todo en esta vida, lo que se necesita para dominar algo es la práctica. Ese es mi gran consejo para todas las chicas que me dicen: “yo quiero aprender a maquillarme”, “ya quisiera tener esas habilidades”…etc. Bueno, tú puedes tenerlas, solo necesitas esforzarte y practicar.