Consejos que te ayudarán a deshacerte de lo que ya no necesitas en tu clóset.

Llega un momento en el que todas las mujeres tenemos la necesidad de limpiar nuestro guardarropa. A menos que seas afortunada y tengas el espacio suficiente como para tener tu ropa de verano junto a la de invierno. En ese caso, ¡qué suerte la tuya!

Sin embargo, para quienes no contamos con eso muchas veces nos preguntamos si es que es bueno darle una oportunidad más a esa prenda que no queremos botar porque aún no gusta. Es más, pensamos que a lo mejor podríamos usarla el próximo año o más adelante. Pero la verdad es que no volverás a usarla, nunca jamás, valga la redundancia.

Entonces, en lugar de llenarte de ropa que probablemente no vuelvas a ponerte, ¿qué tal si mejor la sacamos de ese lugar y vemos un mejor futuro para ella?

Aquí te cuento qué debes tener en cuenta para que puedas deshacerte de la ropa que ya no usas en tu clóset:

  1. Si tu prenda tiene alguna mancha que no sale con algún truco casero para quitarla, es hora de retirarla de tu clóset. Así de simple. No la pienses más. Y tampoco lo dones, ¡nadie quiere algo con una mancha imposible de sacar! En todo caso, recíclala, utiliza la tela para otra cosa.
  2. Si huele raro porque el clima en nuestra ciudad no solo nos maltrata física y emocionalmente, si no que también representa un peligro para nuestras cosas. Así que si algo ha adquirido cierto aroma que no puedes sacar, deséchalo.
  3. Si está dañado y ni tu fiel costurera o sastre puede reparar ese hueco, basta o lo que sea, sácalo de tu closet.
  4. Si no lo comprarías de nuevo, deshazte de él.
  5. Si ya no te queda. Con mayor razón. No importa cuántas veces digas: “me lo quedo porque es mi motivación para bajar esos kilos de más”. No. No. No. Es tiempo de ver la realidad. ¿Cuándo dijiste eso? ¿Para el verano 2017? A no ser que te decidas y digas ahora si, vamos a comer sano, entonces me temo que debes sacar ese vestido, jean, lo que sea que te quedaba bien hace unos años. ¿Por qué? Pues porque puede haber algo más bonito y a la moda que puedas comprar cuando realmente llegues a tu peso ideal. Además, tómalo como un premio que puedes hacerte cuando logres tu meta, ¿qué te parece?
  6. Si ya no refleja tu estilo porque todo cambia. Conforme vamos creciendo, nuestra forma de vestir pasa por distintas etapas hasta que llega un momento en que lo que usabas hace unos años, simplemente ya no encaja con tu nueva forma de vida.
  7. Si ya no está de moda. No hay que decir más. Hay ciertas cosas que ya no volverán. Y si lo hacen, siempre habrá una versión mejorada.
  8. Si ya perdió la forma. Hay polos o pantalones que se estiran y ya no te quedan igual. No volverán a hacerlo. Es hora de sacarlo.

Y eso es todo, ¿te sirvió? La verdad es que mientras escribía estas líneas pensé en muchas prendas que debo sacar en este momento de mi guardarropa. ¿Y tú?

Imágenes de portada: Google