Aunque suene complicado, existe toda una técnica para determinar los colores que más nos favorecen. Y aquí te cuento cuál es.

Todas las mujeres sabemos en el fondo que ciertos colores nos quedan mejor que otros. Sean o no nuestros favoritos. Hay tonos del círculo cromático que simplemente no van con nosotras, por más que nos gusten. Que levante la mano toda la que ha visto un vestido, labial, polo o lo que sea en un color divino y de pronto cuando nos lo probamos sucede que nos vemos fatal. ¿Será la talla? ¿Por qué no me queda bien? ¿Qué pasa con el mundo?

Simple. Es que ese color no va contigo.

Después de mucho tiempo como bloguera en el mundo de la moda y las compras, he aprendido qué colores me quedan fabuloso, cuáles simplemente no puedo dejar de incluir en mi guardarropa y otros que no usaría jamás.

El hecho de que existan colores que nos queden mejor con otros se debe a la colorimetría, la ciencia que estudia la medida de los colores y que desarrolla métodos para la cuantificación del color. En el caso de la moda y la belleza, esto se aplica a través de un estudio que se basa en nuestra genética, en el color de piel, cabello, ojos e incluso venas.

Entonces, ¿cómo podemos determinar qué colores usar? Lo que debes tener en cuenta es tu tono de piel. Tan simple como eso.

Y la pregunta mágica, o mejor dicho la técnica para saber qué color va contigo es responder esta pregunta: ¿eres de tonalidad fría o cálida?

Pink Chick, ¿qué es eso de los tonos fríos o cálidos? Ahorita te explico. A pesar que la coloración individual de las personas abarque un amplio rango de tonos, existen solo dos tipos básicos de tono de piel: cálido y frío. ¿Cómo puedes saber cuál eres tú? Aquí te dejo unos tips:

  1. Examina el color de tus venas. Si son verdosas, eres de tono cálido. Si son azuladas, tu tono es frío. Y si ninguna aplica contigo, no te preocupes, encontré el dato de que hay un tercer tono: el neutro. Ese es el caso de quienes no podemos distinguir el color de nuestras venas o es un intermedio entre el verde y azul.
  2. Analiza qué tipo de joyas van mejor contigo. Y no, no te hablo de las que te gusten más. Si no de cuáles te quedan mejor. En teoría a las chicas de tonos fríos les va mejor los accesorios plateados, mientras que a las de tipo cálido la joyería dorada les queda de maravilla. ¿Y a las neutras? Nos van cualquiera de los dos. ¡Oh si!
  3. ¿Cómo es tu tipo de bronceado? Las personas con tono de piel frío tienden a recibir quemaduras del sol con mayor facilidad. Las personas con tono de piel cálido tienen a broncearse en lugar de quemarse.
  4. Haz la prueba de los tonos neutros. Piensa claramente qué colores de esta categoría se te ven mejor: negro y blanco o crema y otros tonos tierra. Si te quedan los del primer grupo, eres de tonalidad fría; si el segundo va contigo, tu tipo es cálido. A las de tonalidad neutra nos quedan ambos.

Existen muchas más técnicas para definir si somos frías, cálidas o neutras. En esta página encontré otros trucos.

Y ahora la pregunta de rigor, ¿qué colores debemos usar según nuestro tipo de piel? Definitivamente éste será tema de un nuevo artículo, pero te dejo una pequeña guía: las chicas de tonos cálidos pueden usar amarillo, naranja, marrón (en cualquiera de sus variantes), amarillos verdosos, cremas y rojos (pero los que son más cálidos, valga la redundancia).

Por otro lado, las que son de tonalidad fría pueden usar azules, verdes, rosados, morados, verdes que tiran hacia el azul, magenta y rojos (pero los que tienen una base azul). Voy a buscar más información sobre esto y haré una nota más completa, ¿te parece? Si no te la quieres perder, activa las notificaciones de la página de Facebook para que estés enterada ni bien la publique.

(Yo sé que el rojo me queda increíble, por eso cada vez que puedo, lo uso.)

LOOK
Aretes: Sophie Crown
Vestido: H&M
Sandalias: Basement