Por fin llegó el verano. Descubre conmigo que mitos y verdades existen sobre la exposición al sol.

El verano se instala por unos meses todas aprovechamos para llenar nuestra agenda con actividades como la piscina, el mar y todo lo que involucre el aire libre. Sea cual sea el plan que elijas, lo cierto es que nuestra piel y rostro se ven expuestos a estímulos a los que debemos prestar atención. Y hace poco llegó a mis manos esta información, cortesía de Natura, con algunos tips imperdibles para cuidar nuestro cuerpo este verano y disfrutar solo lo mejor del sol.

  1. El sol de la mañana temprano y el de la tarde después de las 4pm es más recomendable. VERDADERO. Los rayos ultravioletas son más intensos entre las 10 y 4pm, y por eso se recomienda tomar sol antes o después de esta franja horaria.
  2. Aunque esté nublado hay que utilizar protector solar.
    VERDADERO. Si está nublado, ha que protegerse igual. Los rayos UVA, que no se sienten tanto porque no dan tanto calor ni enrojecen mucho la piel, están presentes por igual desde que amanece hasta que oscurece, así que es mejor tener una barrera protectora para evitarlos.
  3. En la sombra estoy protegida.
    FALSO. Depende del tipo de sombra. En la mayoría de los casos, a la sombra estamos sometidos a un 50% de la radiación ultravioleta. Para tomar solo lo mejor del sol, es ideal tener a mano siempre un protector solar.
  4. La exposición continua durante largos períodos no es saludable.
    VERDADERO. Lo mejor es tomar algunas precauciones para disfrutar del sol plenamente, utilizando adecuada protección y evitando exposiciones prolongadas.
  5. No me pongo protector después de meterme al mar o la piscina, porque el producto que compré es residente al agua.
    FALSO. La resistencia al agua está calculada para un baño corto, generalmente en agua dulce. Por eso, si el baño es muy prolongado o en agua de mar, la fricción de la sal y la arena remueven parte importante del protector. La recomendación es volver a aplicarlo al salir, y hacerlo siempre con la piel seca.
  6. Al principio del verano o las vacaciones uso un protector alto y después voy bajando.
    FALSO. Es conveniente usar protección mayor de 30 FPS de manera constante.
  7. Conviene utilizar protector alto en la cara y más bajo en el cuerpo para lograr un mejor bronceado.
    FALSO. Este es otro error frecuente. Vas a cuidar mejor la cara y dejarás que el resto de la cel esté más expuesta.
  8. Me protejo la cabeza con una gorra.
    CUIDADO. La gorra con visera solo protege el cuero cabelludo y la frente. Para proteger el resto de la cara, la nuca y las orejas, hay que usar sombrero con ala de por lo menos 7 centímetros.
  9. La cama solar es más segura. Utilizo cama solar para llegar más protegido al verano.
    FALSO. Las camas solares son dispositivos de emisión artificial de rayos UVA, de modo que pueden provocar afecciones en la piel.
  10. Hay alimentos que favorecen la producción de melanina contribuyendo a que obtengamos un mejor bronceado.
    VERDADERO. Estos alimentos son fáciles de reconocer porque, por lo general, tienen color naranja, rojo o amarillo. La estrella en esta dieta es, sin duda, la zanahoria, aunque también están presentes en melocotones, cerezas, sandías y tomates.