Cuando no todos vemos las buenas intenciones.

El día 25 de noviembre, ósea, ayer, fue la segunda marcha nacional Ni una menos. Muchas marcas se pusieron la camiseta y generaron distintas publicaciones e iniciativas apoyando la causa pero fue una en particular la que llamó más la atención: Oechsle.

Aquí entre nosotras, ayer estuve todo el día en El Workshop y no me enteré mucho sobre lo que había sucedido. No fue hasta que vi el status en Facebook de un amigo, y todo el debate que había generado,  que me puse al día y  luego de opinar por ahí, te daré aquí mi opinión al respecto porque definitivamente este tema compete a todas las chickers.

El 23 de noviembre Oeschle lanzó la colección/campaña “Fashion Protest” la cual presentaba polos, jeans y shorts con estas frases: “Como me miras otro mira a tu hija”, “Mis tetas no te pidieron que las mires”, entre otras que directamente protestan en contra del acoso callejero que muchas peruanas vivimos diariamente.

Al principio, cuando vi esto pensé: “WTF, ¿soy un portón de cochera que debe tener un advertencia? ¿Qué está pasando?”

No me mal interpretes, recuerda que hace poco expresé mi malestar frente a esta triste y machista realidad que nos toca vivir en este país, no quiero pecar de puritana porque a estas alturas debes saber que no lo soy. Pero como mujer a la que estos enfermos le faltan el respeto muy a menudo te digo que, en mi opinión, las frases de las prendas son muy directas para que me atreva a salir a la calle.

Como anécdota adicional: te cuento que ayer salí a comprar un café y cuando estaba cruzando la Vía Expresa pasó una camioneta con 3 mañosos creyendo que con sus comentarios y “piropos” me iban a hacer el día (o ellos se lo harían, no lo sé). Si te preguntas qué me había puesto, míralo aquí.

Ahora, volvamos con Oechsle. Sé que como una de las principales tiendas retail del país, habrán hecho un arduo trabajo de investigación y preparación para lanzar esta campaña. Y claramente, los estampados y frases feministas son tendencia y se han visto en muchas pasarelas y semanas de la moda. Pero nuestro país, nuestra sociedad y sobre todo las circunstancias, aún no están preparados para esto.

En mi humilde y más sincera opinión, toda esta controversia es producto de la forma en la que se ha presentado:

#1 ¿Protesta fashion?

Empecemos por las piezas gráficas. En ellas predomina “Fashion Protest” cuando lo que debieron destacar es el hashtag: #MEPONGOLOQUEQUIERO. Eso está MUY BUENO.

#2 La modelo

Estamos en el año 2017. ¿Hasta cuándo vamos a seguir con los estereotipos en la publicidad y las modelos que no nos representan?

La lucha en contra de la violencia femenina y el acoso callejero nos involucra a todas. Si ponían más modelos representando la diversidad física y real de las mujeres peruanas (como en una de las campañas que hicieron hace unos meses), créeme que esta no hubiese sido una crítica.

#3 Cómo lo anunciaron

El copy en las publicaciones de Facebook: “Las mujeres empoderadas disfrutamos siendo nosotras mismas a través de nuestra forma de vestir, sin temor a la mirada de los demás..” éste es un GRAN MENSAJE.

“Conoce la colección que te hará ser aún más libre”: suena como que solo la ropa, la moda y la colección de Oeschsle elevarán los niveles de tu libertad a la hora de caminar por las calles.

Por otro lado, la parte de “…y que ayudará a empoderar a otras mujeres ya que todo lo recaudado será donado a la ONG Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.” debió ser lo principal en la mención. Si empezaban con eso, quizás no hubiese sido tan controversial.

Estoy a favor de que una mujer debe ponerse lo que quiera y no sentir temor.

Sin embargo, como mujer que pasa por acosos callejeros todo el tiempo, puedo dar fe que estos trogloditas se motivan aún más cuando se les responde.

Una cosa es que te pongas una mini falda porque te sientes más guapa pero otra es que el bolsillo trasero de tu falda lleve un mensaje desafiante que cualquier des-adaptado pueda tomar como incentivo para acosarte más.

Que mi ropa tenga una “advertencia”, no va a cambiar la realidad del acoso y violencia hacia la mujer en nuestro país.

No me parece que la intención de la campaña sea oportunista o no apoye a la lucha como están diciendo en las redes. Oeschle es una marca que, al menos por lo que he visto este año, quiere involucrarse en el empoderamiento de la mujer. Ya lo hizo en una de las campañas que lanzó en junio y en la que me contrataron para compartir en la página de Facebook porque querían viralizar el mensaje, algo que acepté hacer porque obviamente apoyo este tipo de iniciativas y trabajo con marcas que estén alineadas al estilo y objetivo de Pink Chick.

La realidad no va a cambiar solo con las frases de los polos o jeans de una colección que se pone a la venta días antes de una marcha que muchas mujeres se toman en serio. Es un tema muy delicado y las redes sociales hacen que el público esté aún más sensible por todo.

Quizás no hubiese sido tanta la controversia si en lugar de sacar una colección denominada “Fashion Protest” hacían algo como:

  1. Donar todas las ventas de alguna de sus marcas propias durante el fin de semana de la marcha.
  2. Regalar los polos con estas frases en la marcha (y los polos hubiesen sido hechos por organizaciones femeninas). Después de todo, este tipo de mensajes son apropiados para la situación. Digamos que es parte del dress code.

Como dije, para mi, todo esto es el resultado de un error en la forma en la que se ha comunicado; no el fondo o la intención.

SaveSave