Todo lo que debes hacer en caso tu celular se cae al agua

Hace unos días mi celular sufrió un accidente. Un accidente ocasionado por mi torpe y despistada forma de ser. La historia empieza más o menos así: estaba en la playa tomando fotos cuando de pronto recuerdo que debo echarme una capa más de protector solar, dejo mi celular al lado de mi bolso de playa (no en el neceser, como debí haberlo hecho) y de repente, la marea sube y oh, mi celular se va con ella.

Obviamente entré en pánico. Imagínate pues, a pocos días de pasar Año Nuevo e irme a la playa… ¿cómo iba a quedarme sin celular? No había forma. Busqué por todos lados qué hacer si tu celular se cae al agua y varias páginas hacían mención al arroz y sus poderes milagrosos. A todo esto, lo que te estoy contando me pasó el 25 de diciembre así que no tenía mayor opción que recurrir a trucos caseros.

Esto fue lo que hice: en un recipiente de vidrio coloqué el arroz seco y sumergí mi celular en él hasta que cubrirlo por completo. Previo a esto, traté de secar todo lo que estaba a la vista, incluso saqué el chip y sequé todo lo que pude. He leído que debes desarmar tu equipo y dejar que la batería seque por separado pero sinceramente, si no tienes experiencia abriendo celulares mejor no lo hagas. El mío es un iPhone y no podía arriesgarme a experimentar con él, como ya te dije al principio, soy torpe.

Dejé mi celular reposando en el arroz milagroso por un periodo de 36 horas aproximadamente. Leí que debes esperar 24 o 48 horas, no me tomé tanto ya que mi segunda opción en caso no funcionara lo del arroz era correr a un técnico. Ni bien lo saqué no pasó nada así que fui inmediatamente a cargarlo, tal como había visto en un tutorial de YouTube, y de inmediato apareció la manzanita blanca. ¿Milagro? Pues no. Se quedó así por 15 minutos y fue entonces que me di cuenta que debía buscar a un técnico. ASAP.

El lugar en el cual confío a ojos cerrados para reparar cualquiera de mis equipos es LifeSystem, una galería en Compupalace, (Av. Petit Thouars Nº 5356). Tienen 3 tiendas y yo he pasado por todas, en una renuevo siempre la mica de vidrio de mi celular, en otra reparo cualquier cosa que le pasa a mi MAC y en la última, que está ingresando por la puerta de Pettit Thouars en el primer pasillo de la mano izquierda, fue donde arreglé mi celular.

Ahora, no vayas a pensar que este post es auspiciado o algo. No. Los casi s/.400 que me costó reparar mi equipo fueron pagados enteramente -y con el dolor- de mi bolsillo. ¿Qué había pasado? Tuve que cambiar la batería, la pantalla y además, que le hagan una limpieza y mantenimiento a toda la parte interior del equipo pues el agua había hecho algunos daños químicos y cosas así.

Lo que me gusta de LifeSystem es que son sinceros con su trabajo. El técnico que me atendió esta vez y que me dio tan amablemente su tarjeta (que por descuido perdí) me dijo de frente todo lo que podía pasar con el equipo, incluso me recomendó no invertir en una pantalla nueva  ya que hay la posibilidad de que mi celular se malogre de nuevo o que viva por siempre feliz. Hasta ahora todo ha ido bien, salvo el día de ayer que de pronto la parte izquierda del teclado no funcionaba. Hoy ya todo está normal pero iré nuevamente a LifeSystem a ver qué onda.

En conclusión, ¿qué debes hacer si tu celular se cae al agua? 

  1. Si no puedes ir rápidamente a un técnico, ponlo en arroz. Yo creo que esto ayudó a que los daños no fueran mayores.
  2. No intentes abrirlo por tu cuenta.
  3. Si vas a un técnico, que sea uno de confianza o en todo caso pregunta por todos lados porque  muchos quieren pasarse de vivos cobrándote de más. Pero en LifeSystem yo nunca he tenido problema, como dije, siempre voy.
  4. Ten en cuenta que vas a tener que invertir en la reparación y otras cosas que al fin y al cabo te saldrán un poco más económicas que comprarte un equipo nuevo.
  5. No creas que el arroz solo hará la magia. Repito, anda a un técnico.

Y por último, si vas a la playa, pon tu celular en un neceser de plástico, incluso en una bolsa, no lo dejes desentendido ya que puede ser víctima de la arena o de cualquier tipo de líquido. Recuerda esto: sin celular no hay fotos.