No hay nada mejor para las mujeres que ir de compras. Incluso si no vas a llevarte algo, el solo hecho de ver las vitrinas, pasear por los percheros de ropa e incluso probarte una que otra cosa es más que terapéutico. Se los digo yo que muchas veces hago esto, pero antes dejo mi tarjeta en casa para evitar tentaciones. Y es que ir a un centro comercial o a cualquier tienda es un buffet de sensaciones para todas las mujeres que aman la moda y el shopping en general. Y obviamente, yo soy una de ellas. 
Y es que un paseo de este tipo requiere de mucha resistencia y disciplina: estás caminando, probándote una prenda, luego otra; recargando energías en el café más cercano y luego volviendo a probarte esos zapatos una vez más para convencerte si valen la pena llevarlos contigo o no. Definitivamente es toda una rutina de trabajo. Y aunque no lo crean, elegir el outfit perfecto para ir de compras requiere de cierto planeamiento. 
Por más maravillosa y aparentemente casual que sea esta pequeña excursión, una nunca sabe cuándo podrás cruzarte con el jefe, el ex galán y su nueva conquista (o incauta), la amiga que habla mal de ti o quien sea… no podemos andar desaliñadas por la vida. Antes que nada debemos reinos de todo y luego seguir con nuestro camino. Y aunque suene extraño, no podemos dejar que la mala iluminación o crueles espejos de las tiendas nos hagan ver mal. Tu shopping attire debe centrarse en el layering
Así es, las capas son tus mejores amigas a la hora de elegir tu look para ir de compras. No solo te ayudará con los cambios de temperatura entre el interior y exterior si no que además te permitirá probarte todo lo que quieras. Si a eso le agregas zapatos que sean igual de fáciles de colocar, ¡imagínate todo el tiempo que ahorrarás! Recuerda que los flats te permiten caminar mucho y que además se ven bien con la mayoría de prendas que te probarás. Si necesitas ver cómo le irán tus tacones altos a ese vestido cocktail que estás buscando, llévalos en la cartera o pruébate otros de la tienda, ir con zapatos altos a comprar no tiene mucho sentido y créeme que no te sentirás bien. Si te ves (y te sientes) fabulosa de pies a cabeza cuando vayas de compras, tus nuevas adquisiciones serán mejores y muchísimo más pensadas. 
Ahora sí, las dejo con el outfit de hoy: mi look para un día de compras. 

Mi look:
Lentes: Anthropologie | Polo a rayas: Cocó Jolie | Overol: Zara | Cartera y zapatos: Marc by Marc Jacobs | Pulseras: Pink Chick