Hoy
les quiero contar sobre una nueva tendencia que vi por ahí y me encanta: los metallic temporary tattoos o tatuajes temporales metálicos. Como
todas las tendencias, los tatuajes temporales metálicos de joyas no son algo
completamente nuevo. En el 2012, Dior se unió a la diseñadora de joyas Camille Miceli e introdujeron un lujoso set de $120 que traía piezas que incluían
muñequeras, gargantillas, aretes y brazaletes hechos de micro partículas de
oro. Quizás el costo (por algo que literalmente se borra después de unos
cuantos días) hizo que la tendencia no pegara tanto en ese momento.
El año pasado mi feed en Instagram empezó a llenarse de
imágenes de este tipo de tatuajes y por supuesto tenía que encontrar los míos
porque si bien me encantan lo delicados que se ven, el hecho de que hayan
brazaletes hace que definitivamente esta tendencia sea la mía. Eso y que desde
hace un tiempo tengo ganas de hacerme un tercer tatuaje, pero aún no decido
cuál.
Felizmente
ya salieron versiones más económicas, lo mejor de todo es que estos tatuajes se
ven perfectos para el verano por toda esa onda divertida que presenta, ¿no les
parece? Y sí, esta nueva moda ya ha sido adaptada por todo el círculo fashion, ¡así fue como me enteré de
ella!
A
diferencia de los tatuajes temporales que nos poníamos de niñas, estos tienen
una infinidad de diseños. El truco es ser sutil a la hora de probar varios.
Enfóquense en una sola parte del cuerpo a la vez añadiendo anillos midi y mezclándolos con
joyas de verdad. Y como ya dije, los diseños son infinitos, incluso hay cadenas
largas y statement necklaces que
pueden usar con bikinis en vez de usar las que ya tienen, no solo por
cuidarlas, si no también porque podrían quedar con un mal bronceado o marca.
La
mejor parte de la tendencia de tatuajes temporales metálicos es que no importa
cómo quieras verte, tú puedes decidir cómo experimentar con ellos y no
preocuparte por lucir una tatuaje ya que se borra en 4 a 6 días o puedes
lavarlos bien con un paño. Y no hay problema.