Si aún eres del grupo de chicas que a veces preferimos dejar la comodidad de pasar una noche tranquila en casa por una fiesta con mucho baile incluido, entonces puedes identificarte con lo que voy a decirte a continuación.

A todas nos gusta vestirnos bien. Más aún cuando nos vamos de fiesta. Sea cual sea la ocasión, el motivo, la razón, circunstancia, etc. Si vamos a salir dice noche tenemos que vernos regias.  Así, en negritas. Vemos qué vamos a ponernos, cómo vamos a maquillarnos y peinarnos y bueno, tú ya sabes todo el proceso y los dilemas. Pero en mi opinión, la principal duda que todas las mujeres tenemos a la hora de ver qué ponernos cuando nos vamos de fiesta es: qué zapatos usar.

Si bien la idea de salir y divertirte implica verte linda por si te cruzas con algún galán, tu ex, esa amiga que no te cae pero a la que quieres opacar, o quien sea.. también tiene que ver con tu look y tus zapatos son parte de eso. Pero, qué sucede cuando tienes que elegir entre tus zapatos favoritos y que te costaron un poco más de lo normal (o que quizás compraste en rebaja pero que igual son lindos) y esos zapatos marca no-me-costaron-tanto-pero-son-bonitos. ¿Cuál eliges?

Después de un tiempo de fiestas y experiencia acumulada, puedo decir que mi opción casi siempre es la segunda. Y te explico por qué. Además de la resaca, otra de las consecuencias de la juerga es el olor a cigarro que queda impregnado no solo en nuestra ropa si no además en nuestro cabello, y la ducha no lo quitará hasta por lo menos dos días después. Bueno, dependiendo qué tan brava haya sido tu salida.

Pero quizás lo más deprimente es ver que nuestros zapatos hayan quedado destrozados, pisoteados y en algunos casos, con raspaduras que cualquier zapato marca no-me-costaron-tanto-pero-son-bonitos pueda tener porque bueno, no son de cuero si no sintéticos. Entonces, volviendo a mi dilema de sábado por la noche: ¿qué zapatos usar? En mi caso prefiero los de marca del segundo tipo, los especiales, los más bonitos y los que me costaron pagar pero que valieron la pena son los que me acompañan a eventos, citas especiales, cumpleaños en algún restaurante o bar bonito, casa o cualquier lugar donde no estén expuestos al peligro (volver a leer lo mencionado en el párrafo anterior).

¿Si voy a gastar tanto en zapatos, los maltrataría en una noche? ¡No hay forma! Creo que así como hay que tener un guardarropa especial para el trabajo, debería haber otro para la juerga. ¿Tú qué opinas?