[Este artículo fue originalmente publicado en el 2015. Ha sido actualizado luego de varios sucesos y experiencias. Espero de todo corazón que te ayude a superar lo que te pasó.]

Lo que me ayudó a superar una ruptura amorosa. Créeme que funciona, solo si le pones ganas.

Una ruptura amorosa no es algo fácil de sobrellevar. Ya sea si estuviste tres meses o tres años con esa persona. La verdad es que quería hacer un artículo sobre este tema por distintas razones. Si bien escribir es terapéutico y ayuda a soltar todas tus emociones, sentía que tenía otras prioridades con el blog en el momento en que todo pasó.

Me tomó un tiempo escribir esto, de hecho llevé varios meses haciéndolo (y un poco de temor de publicarlo). Pero decidí hacerlo porque Pink Chick es una plataforma de inspiración que busca motivar a todas las mujeres a sentirse mejor con ellas mismas. Después de todo, este tema en particular, tiene que ver con eso.

En el 2014, después de cinco años de relación, me terminaron. A los pocos meses me fui a estudiar a Nueva York y a las dos semanas de llegar empecé otra aventura sentimental que duró seis meses.  No sé si porque tuve dos rupturas el mismo año pero que me hagan trizas el corazón de esa forma me chocó. Ambas relaciones fueron significativas para mi y sí, cuando terminaron, pensé que el mundo se iba a acabar. Pero como puedes ver, ¡sobreviví!

Lo que hice fue concentrarme en mi vida, mis amigos y por supuesto mi trabajo. Porque como dice Ted Mosby, algunas veces, las cosas tienen que alejarse o romperse para hacer camino a cosas mejores.

Es probable que lo que realmente necesitamos es un pequeño empujón para darnos cuenta que el universo nos tiene guardado algo mejor y que no está bien conformarnos.

Pero lo que tú quieres saber es qué fue lo que hice para sobrevivir. Pues bien, aquí te cuento las 8 formas que me ayudaron a sobrevivir una ruptura amorosa:

1. Si te sientes mal, llora

No hay nada malo en hacerlo. Has perdido a alguien que significó mucho en tu vida. Si eres de las personas que llora a menudo, entonces esto no será difícil, pero si eres como yo, que ni si quiera el final de The Notebook te hizo soltar una lágrima, créeme que a la larga, lo harás.

No me gusta llorar delante de la gente pero para mi sorpresa durante esa época lloraba frente a todo el mundo, incluso cuando hablaba con él, ¡no podía parar!

Sin embargo, eventualmente lo hice. En algún lugar leí que una tiene un límite de lágrimas por persona.

2. Concéntrate en el trabajo, manténte ocupada

Pinta mandalas, haz yoga, box, ¡lo que sea! Pero no te quedes en cama sufriendo y pensando qué estará haciendo. Olvídate de su existencia y haz tu vida. Lo que me lleva al siguiente paso.

3. Deja las redes sociales y si puedes, bloquéalo

Lo que menos quieres es ver sus fotos o actualizaciones, eso solo te hará pensar en cosas que no son y no la pasarás bien. Además, él decidió terminar contigo, y con eso, dejar de ser tu amigo.

Cuando terminas con alguien, pierdes a esa persona incondicional en la que podías apoyarte en momentos difíciles o bueno, en cualquier circunstancia. Es mejor eliminar cualquier rastro suyo, ayuda mucho a superar todo.

Como consejo adicional: si tienen amigos en común y les tienes mucha confianza, no les preguntes por él y si es necesario, pídeles que no te hablen de él. Repito, olvida cualquier rastro de su existencia.

Ahora, recuerda que si bebes, ten mucho cuidado con desbloquearlo.

4. Haz todo lo que no podías hacer cuando estabas con él

Durante cinco años solo pensaba en hacer cosas que a mi y a mi enamorado nos gusten, si el podrá hacerlas o incluso, si es que él y yo estábamos en la misma ciudad. Llevo tres años soltera y todo lo que hecho hasta ahora es por mi y para mi (salvo un descuido de un año y medio, pero eso no cuenta).

No tiene nada de malo en ser egoísta, si quieres viajar sola o con tus amigos, ¡hazlo! Si quieres quedarte en casa un fin de semana viendo películas o maratones de las series que te gustan sin tener que consultar con otra persona, ¡hazlo!

Tienes que aprender a valorar tu independencia y conocer tus gustos. Vive tu vida. Quiérete. Cuando lo hagas, habrá espacio para que otra persona también pueda hacerlo.

5. Si no hay closure, no lo busques

Solo sigue tu camino. Por mucho tiempo estuve rompiéndome la cabeza y tratando de buscar explicaciones de por qué la persona que había estado conmigo por cinco años me terminaría por teléfono.

Me costó darme cuenta que lo mejor es dejar de buscar respuestas pues no las encontrarás. Así que si tu ruptura no fue la tradicional conversación cara a cara, ¡déjalo ahí! Por algo vivimos en este siglo y si los aparatos telefónicos están ahí, es por algo. Cierra tu capítulo y dale para adelante.

6. No te metas inmediatamente en otra relación

Cuando pasas por una ruptura amorosa, muchas veces sientes que necesitas llenar ese vacío en tu corazón con otra persona, pero sinceramente no es más que un reemplazo. Y si, te pasa lo mismo que a mi, a lo mejor el destino te pone a otro galán en el camino, y quieres darte una oportunidad.

Pero si aún no has superado la pena, los traumas o lo que sea que te dejó tu pasada relación, no vas a poder dar todo de ti en esta nueva etapa y por más bueno que sea este nuevo chico, es probable que a la larga sientas un poco de temor a comprometerte y devolver todo ese cariño que te da esta otra persona.

7. No bajes la guardia, ni la autoestima

Con esto me refiero a dos cosas muy importantes, nunca te sientas menos que nadie. Si terminas una relación puedes sentir que no vales la pena, que nadie te va a querer, incluso que eres fea… Que lo que pasó fue tu culpa, que todo lo que estuvo mal en la relación pudo haber sido mejor si tú trabajaste por ello… ¡pero no! ¡No es así! Las cosas pasan por algo.

Mira todas las cosas buenas que tienes: tu forma de ser, tu inteligencia, profesión, amigos, familia, mascotas… muchísimas cosas por las cuales ser feliz. Quizás suene egocéntrico, pero tienes que hacerlo.

Pensar en todo lo que tengo y lo que soy, hizo que me sienta muy bien. Soy bonita, trabajadora, amo a los animales, nadie me mantiene, me encanta aprender nuevas cosas, soy independiente, tengo una familia unida, soy responsable, creativa… él se la pierde, ¿cierto?

Otra cosa. ¡No bajes la guardia! Con esto me refiero a una vieja regla que seguro han visto en más de un board en Pinterest: vístete todos los días como si fueses a encontrar a tu ex. Y yo puedo dar fe de que esto puede pasar en la vida real. Ahora te cuento por qué.

¿Recuerdas que te conté sobre mi ex galán de Nueva York? Lo mencioné líneas arriba. Okey. Pues bien. Una desafortunada tarde de noviembre, después de un día exhaustivo de compras de último minuto, despeinada después de la lluvia y sin paraguas, y tras haber pasado los últimos tres días llorando y comiendo; caminaba por East Village cuando de repente, mientras buscaba en el mapa de mi celular la estación de metro más cercana, unos ojos azules me miran con cara de sorpresa y me preguntan qué hacía ahí. Vergüenza total. Claramente no estaba vestida para la ocasión.

8. Rodéate de personas que valgan la pena

Y con esto me refiero a amigos que tú consideres que aportan a tu momento de duelo. ¡Pégate a ellos! Siempre es bueno acudir a personas que a su modo, te harán abrir los ojos y darte cuenta que efectivamente ahí no había futuro.

Con el tiempo, lee bien: con el tiempo, tú misma te reirás de todo y agradecerás al universo (y a él) por darte la oportunidad de encontrar a alguien mejor. Y todo va a estar bien. Porque en serio, ¡todo va a estar bien! Solo tienes que ser paciente, no dejar que la pena te gane y rodearte de buena onda, pero sobre todo, concéntrate en ti misma.

Conforme pasen los días, esa sensación de vacío, pena y más cosas desagradables que sientes en este momento van a pasar y cuando ya no te duela pronunciar su nombre, sabrás que todo va a estar bien.